They may cut all the flowers, but they can not stop spring...

Pablo Neruda

You are here

El feminismo islámico en el contexto árabe actual

Ver galería de fotos de la charla

Crónica de la charla ofrecida por Asma Lamrabet en Bilbao. Asma es estudiosa del Corán y del Islám, médica hematóloga, presidenta del grupo internacional para el desarrollo del feminismo islámico GIERFI y directora del Centro de estudios femeninos en Islám (Rabat).

El pasado jueves 15 de diciembre, se juntaron unas 45 personas en la biblioteca de San Fancisco de Bilbao para reflexionar acerca del papel que tiene el feminismo islámico en el espacio de las transformaciones árabes actuales, su organización, redes, estrategias, luchas y relaciones con otros feminismos. Como se ha venido realizando en los últimos años,GITE-IPES, Askapena y  el Bilgune Feminista,  siguen organizando conjuntamente las jornadas de Mujeres, Resistencia y Rebeldía. Se analizaron las propuestas teóricas e ideológicas que nos presenta hoy en día el feminismo islámico, y se debatió sobre su impacto en las sociedades actuales.

Para el debate y la reflexión se contó con la presencia de Asma Lamrabet, estudiosa del Corán y del Islam, médica hematóloga, presidenta del grupo internacional para el desarrollo del feminismo islámico GIERFI y directora del Centro de estudios femeninos en Islám (en Rabat).

El movimiento feminista islámico es parte integrante del movimiento feminista a nivel mundial y por ello aboga por la igualdad efectiva y real de las mujeres y hombres musulmanas/es, tanto en la vida pública como en la privada, siempre bajo un contexto islámico. Asma nos relató sobre los diferentes feminismos que hay a nivel mundial ya sean, feminismos latinos, árabes, laicos, etc. todos ellos deben salvaguardar los principios universales de la igualdad y los derechos humanos. Existen diferentes modelos de feminismos dependiendo del contexto, la cultura, etc. y por ello es legítimo luchar de diferentes formas y frentes. Afirmaba que el discurso de la igualdad puede debatirse dentro del Islam.

Las mujeres musulmanas actualmente tienen que luchar en dos frentes, una es la lucha externa a todos los estereotipos tradicionales que los medios de comunicación se han encargado  de atribuir a las mujeres, como el simbolismo del velo, que son visibilizadas como víctimas del Islam, etc. Y la lucha interna que tienen por deconstruir el contexto islámico tradicionalista en el que pone a las mujeres bajo sumisión. Ahora las mujeres de algunos de estos países tienen acceso al conocimiento religioso, y por ello pueden reinterpretar y rebatir con certeza esas afirmaciones atribuidas injustamente hasta ahora a las mujeres musulmanas. Como nos comentaba Asma, las mujeres musulmanas están hartas de ser sujetas de estudio, por lo que ahora es su turno de reconstruir su propia historia. Actualmente, muchas mujeres musulmanas ya tienen la sabiduría y el conocimiento para diagnosticar sus propios problemas y buscar soluciones en sus diferentes contextos socio-políticos.

A su vez, los feminismos islámicos son plurales, no es lo mismo el feminismo islámico de Indonesia, que el de Marruecos, que el de Pakistán, etc. sus procesos de colonización y sus contextos provocan que las demandas actuales sean diferentes. El código de normas que se impusieron durante la colonización y la jurisdicción islámica tradicional todavía regulan a las sociedades musulmanas actuales dejando a las mujeres en una posición de sumisión. Sin embargo, estos códigos y normativas deben ser eliminadas de los contextos actuales. Ejemplos como el de Marruecos en el 2005, con la aprobación de la ley para el derecho de divorciarse tanto para hombres como mujeres; como la corresponsabilidad en el matrimonio de ambos sexos, son avances realizados por el movimiento de mujeres y feminista islámico; sin embargo, no hay que olvidar que mientras tanto han pasado 14 siglos en los que las mujeres han estado sometidas a dichas reglas tradicionales y en muchos otros países se siguen aplicando.

El feminismo islámico consta de tres dimensiones: la espiritual, que busca el sentido de la vida. La simbólica post-colonial, en la que no hay que olvidar la memoria histórica, como se colonizó geográfica y culturalmente, por lo que hay que deconstruir la desigualdad racial que se creó, el sistema político impuesto y las tradiciones religiosas impuestas por la colonización. Esta segunda dimensión nos asemeja a lo vivido en otras sociedades colonizadas como pueden ser la sociedad mexicana, la colombiana, etc. La tercera dimensión que nos encontramos es la de la solidaridad femenina con el movimiento global, todas las mujeres avanzan hacia un mismo objetivo, el logro y apropiación de sus derechos como seres humanos. Por ello, Asma nos anima a seguir trabajando desde las bases de la democracia y el reformismo.

Como conclusión remarcamos la diversidad y la universalidad del feminismo, y hay que seguir apostando por crear alianzas para deshacernos de ese peso colonial y la jurisdicción islámica tradicional que ha llevado a las mujeres musulmanas durante muchos años a estar relegadas a un segundo y tercer plano. Por ello, no hay que esperar más para escuchar sus gritos y sus demandas!!

 

Add new comment