Nahiago zutik hil, belauniko bizi baino

Dolores Ibarruri

Hemen zaude

Declaración del Movimiento Continental Bolivariano ante el VIII Encuentro del Foro de Sao Paulo

Desde todos los puntos del continente debe expresarse vigorosamente la determinación de no seguir permitiendo que nos arrebaten lo conquistado.

Los pueblos de Nuestra América reclaman unidad y solidaridad en estos días promisorios pero difíciles. Es por eso que el Movimiento Continental Bolivariano (MCB) saluda la realización del XVIII Encuentro del Foro de Sao Paulo en Caracas, Venezuela, tierra del Libertador Simón Bolívar, escenario del estimulante proceso hacia la revolución que dio inicio y aliento a la nueva oleada de cambio en este Continente de la esperanza. Venezuela es fuente de solidaridad y merece solidaridad.
A la luz del continuo batallar de nuestros pueblos de nuevo se recrudece la contraofensiva imperialista en la región. El golpe de Estado en Paraguay es otro paso en dirección a intentar revertir la oleada de cambios a favor de la autodeterminación y de las transformaciones sociales escenificadas en los últimos tres lustros de nuestra América.

Precedieron esta nueva agresión a los anhelos democráticos de nuestros pueblos: el golpe de Estado en Honduras, la victoria electoral de la extrema derecha chilena, colombiana, panameña y costarricense; el incremento de la presencia militar estadounidenses en Colombia, la reactivación de la IV Flota de la marina estadounidense, el intento fallido de golpe en Ecuador y el reforzamiento de la ocupación militar en Haití. Nuevas amenazas de retrocesos se ciernen contra los procesos transformadores de Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Ecuador; mientras Cuba es objeto de intensos y soterrados planes de agresión y desestabilización.

No hay tiempo que perder. El aislamiento diplomático del régimen golpista paraguayo no es suficiente, menos aún si se trata de reacciones pasajeras, la experiencia hondureña así lo demostró. Tampoco bastan las medidas condenatorias. La solidaridad, el latino-americanismo, debe ser desplegado más allá de las medidas adoptadas por los Estados progresistas en el contexto de las relaciones interestatales.

La situación exige potenciar la resistencia popular interna frente a todos los regímenes subordinados a las burguesías dependientes y a los imperialismos estadounidenses y europeo; muy especialmente en casos como el de Paraguay y Honduras. Reafirmamos: la consolidación de los cambios en buena parte del continente supone al tiempo de obtener victorias electorales, ir consolidando una amplia hegemonía social y de fuerza.

El oprobioso régimen colombiano sigue desplegando con el padrinazgo de los EE.UU y su aliado Israel, la guerra sucia contra la heroica y multifacética resistencia popular. La condena a estos funestos designios guerreristas, el reclamo de la salida política al conflicto armado y social debe ser tan firme como el respaldo a sus fuerzas insurgentes y a los componentes de su también heroica resistencia cívica, especialmente al emergente Movimiento Marcha Patriótica, formidable e innovadora confluencia política-social, portadora de una propuesta de cambio estructural, de paz con dignidad y nueva institucionalidad democrática y participativa.

Las nuevas escuelas militares promovidas por el llamado Eje Pacifico, las 44 bases militares yanquis en toda Nuestra América, las áreas de TLC, que se extiende por todo el Pacífico desde Chile hasta México, el creciente saqueo de nuestros recursos naturales con devastadoras consecuencias ambientales, son muestra incontrovertible de la imposición a sangre y fuego de un sistema de injusticia. El acuífero Guaraní que se inscribe en los propósitos del golpe en Paraguay y la Amazonía , se constituyen en los blancos predilectos de la nueva guerra de conquista imperialista.

Los restos de colonialismo en el Caribe y las Malvinas, nos convocan a derrotarlo sin contemplaciones, mientras la recolonización y la militarización de las Antillas que incluye la ocupación militar de Haití el reforzamiento de las bases estadounidenses, en Aruba, Curazao y Puerto Rico; así como su expansión hacia territorios de la República Dominicana y el incremento extraordinario de la guardia costanera de EE.UU en el Mar Caribe. ¡Puerto Rico y demás colonias necesitan y merecen su independencia!.

Más allá de nuestro Continente, el Pueblo Palestino y el Pueblo Vasco luchan por su liberación nacional y su independencia y sufren las consecuencias de la colonización y dominación tanto en la Palestina invadida por el movimiento sionista internacional, como Euskal Herria invadida y ocupada por España y Francia, hoy, con una propuesta de paz real y posible que ha emergido de la sociedad vasca.

Se hace necesaria la liberación de miles de presos políticos palestinos de las cárceles del Estado sionista de Israel especialmente el camarada Ahmad Saadat Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Palestina, así, como a cientos de presos políticos abertzales de las cárceles de España y Francia.

En Nuestra América, el momento demanda superar las vacilaciones, los repliegues y los virajes conservadores de una parte de los gobiernos y fuerzas políticas progresistas presionadas por la burguesía transnacional.

Es necesario además, la profundización de los cambios sociales, políticos y culturales en aquellos procesos que como el venezolano, boliviano, ecuatoriano han asumido posiciones antimperialistas y expresan la voluntad de auspiciar cambios estructurales de orientación socialista.

Venezuela bolivariana tiene ante sí el reto de las elecciones presidenciales de octubre, definida por el comandante Chávez como la batalla de Ayacucho del siglo XXI, decisiva para consolidar la independencia venezolana y el proceso de cambios políticos y sociales en Nuestra América. Toda la solidaridad continental y mundial debe volcarse en favor de la victoria popular en esos comicios.

Por lo demás, dado que el combate no es sólo electoral y que el imperialismo estadounidense, la gran burguesía venezolana y sus socios políticos están desplegando un plan extra-electoral destinado a sabotear el proceso y/o desconocer los resultados, la solidaridad debe expresarse en todos los escenarios de lucha hasta garantizar la derrota definitiva de esos esfuerzos sediciosos y la profundización y extensión del tránsito hacia el socialismo

Desde todos los puntos del continente debe expresarse vigorosamente la determinación de no seguir permitiendo que nos arrebaten lo conquistado.

El ¡NO! al retroceso debe ser tan rotundo como la voluntad de avanzar, de derrotar el poder al servicio de la burguesía transnacional, de revertir los retrocesos impuestos mediante golpes de todo tipo, de defender los procesos transformadores amenazados por la contra-ofensiva imperialista. Es imperativo salir del estancamiento, profundizar y entender la promisoria oleada por la nueva independencia.

Solo así nos haremos fuertes para derrotar esta contra-ofensiva. Y como decía el libertador: “luego que seamos fuertes… entonces seguiremos la marcha hacia las grandes prosperidades a que esta destinada América Meridional”, lo que es impensable sin la creación heroica de la Patria Grande y del socialismo, proyecto salvador de la humanidad amenazada de muerte por un capitalismo, que es causa y efecto de esta crisis destructiva.

!!! En Bolívar nos encontramos todos y todas ¡¡¡ Caracas 5 de julio de 2012

Gehitu iruzkin berria

randomness