Ho due paesi da amare ed un mondo per il quale lottare

Pakito Arriaran

Tu sei qui

Presos políticos Mapuche en huelga de hambre, golpeados y dispersados. Se teme por su vida.

Entrevista realizada a Héctor LLaitul, militante mapuche en huelga de hambre

Comunicado difundido por los presos políticos mapuche en huelga de hambre

La portavoz de los cuatro presos mapuches en huelga de hambre en Chile denunció hoy el traslado de los detenidos a diferentes recintos hospitalarios y dijo temer por sus vidas.

"Trasladados violentamente, Llanquileo a Concepción, Huillical a Nueva Imperial, Huenuche a Los Angeles, Llaitul en Victoria. Tememos por sus vidas", escribió en Twitter Natividad Llanquileo, vocera de los cuatro comuneros que desde hace casi tres meses permanecen en ayuno en demanda de un juicio justo.

La portavoz aludió de ese modo a la decisión de las autoridades chilenas de separar a los prisioneros, quienes estaban internados en el hospital de Victoria, región de La Araucanía, con un cuadro de extrema desnutrición y con verdadero riesgo de muerte, según alertaron sus familiares y especialistas médicos.

"Un traslado de este tipo, con la lejanía que consiste, puede significar la muerte de cualquiera de ellos", aseveró Llanquileo, quien declaró además a la prensa que los gendarmes maltrataron a los comuneros: "los esposaron y les pegaron".

Incluso, el director del hospital de Victoria, Joaquín Sanzana, confirmó el traslado, aunque no entregó antecedentes, reportó la radio Bío Bío, de la homónima región.

El temor de los cercanos a los mapuches es que con esta medida se les alimente a la fuerza vía intravenosa, acotó la emisora local.

Héctor Llaitul, José Huenuche, Jonathan Huillical y Ramón Llanquileo iniciaron el pasado 15 de marzo su segunda huelga de hambre en menos de un año en reclamo de un proceso justo y sin aplicación de la ley antiterrorista, instrumento jurídico aprobado durante la dictadura militar para silenciar la protesta social.

Sindicados como líderes de la Coordinadora Arauco Malleco, fueron condenados a larga prisión, acusados de participar en un atentado a un fiscal en 2008, hecho que las comunidades mapuches afirman fue un montaje para frenar la lucha reivindicativa de la etnia por sus tierras y su identidad.

Luego que la Corte Suprema legitimó el encausamiento en el llamado tribunal de Cañete, en el sur de Chile, los nativos dijeron continuarían con el ayuno hasta las últimas consecuencias porque con ese paso la justicia chilena había vuelto a validar la criticada ley antiterrorista.

La huelga continúa para que no se aplique más la ley antiterrorista contra el pueblo mapuche, sostuvieron.

En medio de tal escenario, las comunidades mapuches y fuerzas de la izquierda en Chile responsabilizaron al Estado de un posible desenlace fatal.

La alarmante situación no ha pasado inadvertida, ni siquiera al interior del oficialismo. Tal es así que el presidente del gobernante Partido de Renovación Nacional, Carlos Larraín, apuntó que "no hay ningún sistema judicial que logre mantenerse en pie, cuando la consecuencia de una sentencia acarree la muerte de alguien que no ha sido condenado a muerte".

"Un sistema judicial que se ve enfrentado a la muerte de uno o más procesados, es un sistema judicial que fracasa", manifestó Larraín.

Fuente: Prensa Latina

Entrevista realizada a Héctor LLaitul: “La huelga no es solo por la decisión de la Corte Suprema, sino contra la ley antiterrorista”.

El comunero que ya ha perdido más de 20 kilos, expuso sus reflexiones ayer ante representantes del Observatorio Ciudadano y CODEPU en el segundo piso el hospital de Victoria, lugar donde hoy cumple 85 días sin ingerir alimento, al igual que los otros tres comuneros condenados por el Tribunal Oral en lo Penal de Cañete.

Sus familiares adhirieron a la huelga de hambre, argumentando que es una forma de repudiar la decisión de la Corte Suprema de no anular el juicio y el uso abusivo de la ley antiterrorista.

Los cuatro comuneros mapuche que iniciaron el 15 de marzo de este año una huelga de hambre líquida indefinida, hoy en su día 85, recibieron la visita ayer de José Aylwin, codirector del Observatorio Ciudadano y José Araya, coordinador del programa de Ciudadanía e Interculturalidad de esta misma organización y representante de CODEPU. Tras dialogar con ellos en la sección de cirugía en el segundo piso del hospital de Victoria, los huelguistas reafirmaron su firme decisión de continuar la medida de presión y su molestia por la sentencia de la Corte Suprema.

“Fuimos junto a CODEPU para expresar nuestra solidaridad a los condenados mapuche, frente a la decisión de la Corte Suprema que rechazó la acción de nulidad del juicio sustanciado por el tribunal oral en lo penal de Cañete. También para ver el estado de salud de los ayunantes, manifestándoles nuestra preocupación frente al crítico momento en que se encuentran”, comentó José Aylwin.

Añadió que a su vez manifestaron “nuestra disposición a apoyar iniciativas que se puedan impulsar para hacer justicia frente a su situación, si ello no fuere posible en el ámbito doméstico, se debería explorar el uso de instancias internacionales de derechos humanos”, culminó.

Por su parte, José Araya, destacó la entereza que tienen pese a su crítico estado de salud, así como “la claridad con las que siguen manifestándose frente al proceso social y político en el cual se encuentran, por su reivindicación territorial como Coordinadora Arauco Malleco”, señaló.

Confirmando que uno de los temas abordados y de interés para los comuneros era conocer “nuestra opinión como organizaciones de derechos humanos sobre posibles acciones jurídicas futuras, tanto nacionales como internacionales, con el fin de enfrentar el adverso fallo de la Corte Suprema que, si bien rebaja las penas, finalmente lo que hace es legitimar la aplicación de la ley antiterrorista”.

Destacó además que la convicción por lo que están haciendo, lo “que refuerza la idea de que efectivamente hay en ellos una actitud de defensa de sus derechos como pueblo que se deben reconocer y, en nuestro caso, tratar de apoyar con lo que mejor se pueda como organismos de derechos humanos”.

Crítico estado de salud

Al día de ayer, la situación de salud de los cuatro huelguistas mapuche son similares, pero el más complicado es Ramón Llanquileo (29), quien se encuentra en un estado crítico con un nivel de hidratación límite (disminución importante de ingesta de líquido), desnutrición severa, posee compromiso orgánico severo, ha perdido 20 kilos 700 kilogramos y tiene trastornos del sueño y disminución de nivel de concentración, según el médico Reinao.

Por su parte, Jonathan Huillical (23) ha perdido 23 kilos 300 kilogramos, también tiene los mismos trastornos pero se ve más entero, incluso estaba de pie, al igual que Llaitul. En el caso de José Huenuche (33), ha perdido 23 kilos, 300 kilogramos con síntomas similares.

Familiares se pliegan a la huelga

Esta madrugada mediante un comunicado público anunciaron que se plegaron a la huelga de hambre los familiares de los huelguistas. Se trata de Pamela Pezoa y Hernán Llaitul, esposa y hermano de Héctor Llaitul; Juana Raiman, mamá de José Huenuche y Natividad Llanquileo, hermana de Ramón Llanquileo. Actualmente se encuentran en las afueras del hospital con carpas y lienzos, según confirmó telefónicamente Pamela Pezoa.

“Esta medida está dirigida a repudiar la sentencia de la Corte Suprema por condenar a nuestros pu weichafe, además de acompañarlos en la decisión de llegar hasta las últimas consecuencias”, señalan. Del mismo modo hacen un llamado a no detener las movilizaciones, a sumar acciones para visibilizar esta injusticia. "Fin a la aplicación de la Ley antiterrorista y a la criminalización de las reivindicaciones mapuche ancestrales y libertad a nuestros presos políticos”, culminan.

También hay que destacar que la Corte de Apelaciones de Temuco declaró admisible en el día de ayer el recurso de protección interpuesto por el director del hospital de Victoria, Joaquín Sanzana, para obligar la alimentación de los mapuche, lo que constituiría un nuevo hecho de crisis a esta situación ya crítica.

Nota difundida en el día de ayer con información complementaria:

El director del hospital de Victoria, Joaquín Sanzana, confirmó el traslado, aunque no entregó antecedentes, reportó la radio Bío Bío, de la homónima región.

El temor de los cercanos a los mapuches es que con esta medida se les alimente a la fuerza vía intravenosa, acotó la emisora local.

Héctor Llaitul, José Huenuche, Jonathan Huillical y Ramón Llanquileo iniciaron el pasado 15 de marzo su segunda huelga de hambre en menos de un año en reclamo de un proceso justo y sin aplicación de la ley antiterrorista, instrumento jurídico aprobado durante la dictadura militar para silenciar la protesta social.

Sindicados como líderes de la Coordinadora Arauco Malleco, fueron condenados a larga prisión, acusados de participar en un atentado a un fiscal en 2008, hecho que las comunidades mapuches afirman fue un montaje para frenar la lucha reivindicativa de la etnia por sus tierras y su identidad.

Luego que la Corte Suprema legitimó el encausamiento en el llamado tribunal de Cañete, en el sur de Chile, los nativos dijeron continuarían con el ayuno hasta las últimas consecuencias porque con ese paso la justicia chilena había vuelto a validar la criticada ley antiterrorista.

La huelga continúa para que no se aplique más la ley antiterrorista contra el pueblo mapuche, sostuvieron.

En medio de tal escenario, las comunidades mapuches y fuerzas de la izquierda en Chile responsabilizaron al Estado de un posible desenlace fatal.

La alarmante situación no ha pasado inadvertida, ni siquiera al interior del oficialismo. Tal es así que el presidente del gobernante Partido de Renovación Nacional, Carlos Larraín, apuntó que "no hay ningún sistema judicial que logre mantenerse en pie, cuando la consecuencia de una sentencia acarree la muerte de alguien que no ha sido condenado a muerte".

"Un sistema judicial que se ve enfrentado a la muerte de uno o más procesados, es un sistema judicial que fracasa", manifestó Larraín.

Gehitu iruzkin berria

randomness